Mis padres les dijeron a todos que yo estaba muerta por ser negra

Esta es la historia de Sara-Jayne King, la única niña adoptada de color en un barrio de clase media en Inglaterra. Nació en Sudáfrica y era hija de padres blancos, aunque estos rechazaron haber tenido una hija mestiza, por lo que vivió siendo negada.

Saber que era adoptada, la única niña negra en su escuela y en su localidad fue determinante para que creciera siendo discriminada y sintiéndose con falta de identidad propia.

Descubrimiento inesperado

Por medio de una carta, y con apenas 14 años, se enteró la razón por la que su madre biológica la dio en adopción. Allí fue cuando descubrió que sus padres les habían dicho a todos que yo estaba muerta por ser negra.

Mucho antes de conocer el contenido de aquella carta reveladora, había tenido eventos de autodestrucción, y también había intentado acabar con su vida.

No hubo disculpas ni arrepentimientos

Cuando ingresó a la facultad de derecho en Londres, buscó contactar a su madre biológica. La mujer aceptó aclararle las dudas e incógnitas indicando, a su vez, que no quería mantener contacto con ella.

Luego de culminar sus estudios, incluyendo un master, la niña (convertida ya en una mujer) decidió en el 2007 regresar a Sudáfrica en busca de terapias que le permitieran reencontrarse con ella misma y su lugar en el mundo.

Allí se sentía en casa, y además de todo, logró reencontrar a su padre biológico, quien la recibió con mucha alegría y le hizo saber que tenia tres medio hermanos con los que podía contar.

Se estableció en Ciudad del Cabo y ve a su padre y hermanos con frecuencia.

Lee sobre algunas alertas sobre el cáncer que no deberías ignorar.

  • Leave a Comment