Fiebre del oro en el Amazonas

El pulmón verde del mundo, la Selva Amazónica ha sido violada, destruida, adolorida, atrapada por la fiebre del oro en el Amazonas.

Presa del interés de unos pocos que no se preocupan por la agonizante destrucción en la que tienen esta importante región del planeta tierra.

Responsabilidad

La codicia por la fiebre del oro en el Amazonas, ha podido más que el amor por una región tan rica en fauna, flora y vida silvestre. Así, se cree que gobiernos como el de Venezuela y Brasil, han facilitado los incendios aunque, por el contrario, se afirma que el gobierno de Bolivia y otros intereses privados han podido apagar ya parte de este gran incendio forestal. No obstante, el desastre no ha medido las fronteras, extendiendose, aún hoy, sobre parte del territorio de Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil.

Deforestación

Los reclamos son en torno a campamentos clandestinos, pistas de aterrizaje ilegales entre la selva, minería ilegal, indígenas desplazados por la apropiación de sus tierras, extracción de maderas, terratenientes en guerra por quedarse con una tierra sagrada de las etnias indígenas que allí hacen comunidad y pertenecientes al mundo y a la Pachamama.

Comunidad internacional

Países como Alemania y Francia han alzado su voz en contra de esta devastación, mientras que, del lado brasileño, altamente cuestionado por sus malas decisiones y comentarios fuera de lugar que no suman para ayudar a esta región tan lastimada. Este gobierno parece, de a ratos, aceptar ayuda para controlar lo que en el amazonas ha sido otro terrible daño ambiental por los recientes estragos que han causado las llamas.

Tal vez le interese leer sobre una escotilla oculta en medio del jardín de una casa.

  • Leave a Comment